SHANGHAI, IMPUSO SU JERARQUÍA CLÁSICA