DUBAI KEY, SIGUE IMPONIENDO SU SUPERIORIDAD